Villalustre: “Es un orgullo representar a este gran club”

Juan Antonio Villalustre Verano, 30 años y natural de Rota, es a día de hoy uno de los grandes referentes del actual Racing Club Portuense, máximo goleador de la categoría, capitán racinguista en la actualidad debido a la lesión de Juan José Flor, ejerce ese liderato transmitiendo a sus compañeros su competitividad, ilusión y esfuerzo en cada minuto de partido, siendo todo un ejemplo tanto fuera como dentro del terreno de juego.

El delantero roteño fue clave en la última victoria racinguista precisamente en su tierra natal ante el Rota B, dejando su huella con dos goles de auténtico killer del área, que acercan al equipo rojiblanco un poco más al objetivo del ascenso. Para Villa el balance del encuentro “es positivo pues supimos mantener la calma en un partido q se puso muy cuesta arriba con el gol en contra, pero gracias al trabajo de todos conseguimos sacarlo adelante y traernos los tres puntos”.

La participación del delantero rojillo fue determinante y con sus dos tantos ascendió a lo más alto de la clasificación de goleadores, “el ser pichichi es algo anecdótico todavía queda más de media temporada, yo solo quiero ayudar al Racing a crecer en lo máximo que pueda y si es con mis goles más que mejor, lo de ser capitán es circunstancial por la lesión de Flor, pero bueno, no voy a negar que es un orgullo representar a este gran club y más que un líder solo decirle a mis compañero que soy uno más de ellos que viene a aportar todo lo que pueda y más”.

Para Villalustre la evolución del equipo “está siendo progresivamente ascendente y creo que todavía hay bastantes cosas que mejorar, pero poco a poco se están viendo las cosas más claras”. A nivel individual espera “seguir ayudando al equipo y a mis compañeros en la medida de lo posible. Queremos quedar entre los tres primeros y poder ascender para que este club siga creciendo y vuelva a estar donde se merece”.

Juan Antonio vuelve esta temporada a la que fue su casa y tuvo conocimiento del nuevo proyecto racinguista a través del míster, “tengo una amistad muy grande con Antonio Flor, él me llamó y la conversación duró muy poco, ni siquiera me lo pensé. Sentí una emoción muy grande, ya que le debo mucho a El Puerto de Santa María, fui muy feliz las dos temporadas que estuve, la afición siempre me quiso mucho.”

El crack racinguista lleva toda una vida dedicada al fútbol, empezó su carrera deportiva en los juveniles del Rota, esto le valió para firmar por el Cádiz CF, pasando por el Balón de Cádiz y ascendiendo al Cádiz B, seguidamente fichó por la UD Roteña donde coincidió con Javier Manzano, que al año siguiente, tras su fichaje por el Racing Club Portuense, llevó al delantero roteño a vestir por primera vez la zamarra rojiblanca, en el club portuense estuvo dos temporadas para posteriormente recalar en el Conil de Tercera División. En el mercado de invernal volvió a Rota y conoció a su actual míster, Antonio Flor.

A final de temporada se marchó a Mallorca para recalar sucesivamente en el Platges de Calviá, Collerense y Rotler Molinar, los tres clubes de Tercera División. Por razones familiares (nació su hijo Lucas) volvió a Cádiz y al enterarse Antonio Flor lo llamó para firmar en el Puerto Real donde estuvo dos meses. Al no cumplir dicho club con lo pactado, fichó por el Jerez Industrial donde finalmente decidió colgar las botas, hasta que recibió una nueva llamada de Antonio Flor y del Racing Club Portuense.

Villalustre recuerda con mucho cariño su época de racinguista y en esas dos temporadas disfrutó de muchas anécdotas. La que recuerda especialmente fue “con mi amigo Edu Villegas, estando de entrenador Paco Corbeto lo dejó en el banquillo en un partido contra el Conil en el José del Cuvillo, Edu estaba indignado, pero a los diez minutos expulsaron a Ismael tras una falta al borde del área. Edu decía q no jugaba, que estaba bloqueado. Recuerdo que saltó al campo e hizo la mejor parada que vi en mi vida, una palomita espectacular, se caía el Cuvillo y al final ganamos el partido”.

Por último, el delantero rojillo no se olvida de la afición racinguista. “Para mi la afición del Portuense es muy especial, siempre nos tratan con mucho respeto, muchos de los goles los meten ellos con su ánimos y cánticos, nos sentimos internacionales cuando saltamos al campo gracias a ellos. Deseo que sigan así tal como lo están haciendo, ya que cada vez estamos más cerca del objetivo y quiero que sepan que no estamos muertos. ¡Viva el Racing!

Autor: Paco Guerrero

Compartir en