«La actitud junto al esfuerzo son mi dogma»

El joven técnico algecireño Andrés Peláez (23 de diciembre de 1996), pero afincado en El Puerto de Santa María, será el encargado de dirigir al equipo senior femenino que esta temporada nace en la entidad con la intención de afianzar el proyecto de crecimiento tanto en la escala masculina como en la femenina.

Será la segunda temporada de Andrés en la disciplina del club racinguista, un técnico joven, con ganas de crecer y aprender para disfrutar imprimiendo su enseñanza a sus jugadores y, en este caso, jugadoras.

Tras dirigir el equipo Infantil y Cadete B la pasada temporada, este año Antonio Flor le tenía preparado dirigir al equipo Alevín pero en el último momento surgió la posibilidad de darle la responsabilidad de coger las riendas del sénior y “estoy muy contento e ilusionado de entrenar a este equipo. Cuando me llamaron para ofrecerme esta posibilidad, no dudé ni un segundo, lo tenía claro desde el primer momento”.

Andrés continuó explicando que “particularmente es la primera vez que entreno a un equipo femenino. El resto, aunque en distintas categorías, siempre fueron equipos masculinos, así que me tengo que adecuar a esta nueva situación, pero no me preocupa, yo ya era consciente de ello. El fútbol es fútbol y desde la temporada pasada, mi curiosidad y mi voluntad por entrenar algún día a algún equipo femenino aumentaron, así que como he dicho, no dudé en dar el Sí. Me lo tomo como un reto personal porque tengo que salir de mi zona de confort y eso me motiva. Me va a ayudar en mi formación y en mi desarrollo profesional, así que como siempre, yo daré mi cien por cien, cosa que también espero que hagan mis jugadoras”.

El entrenador algecireño cuenta con un equipo nuevo, bastante joven que militará en la 2ª Andaluza del fútbol Femenino, pero a pesar de todo ello no renuncia a nada, “hay que tener en cuenta que es un equipo nuevo pero en mi opinión, el Racing Club Portuense tiene que aspirar a tener el máximo de equipos en todas las categorías, tanto en fútbol masculino como en fútbol femenino. Las chichas que vienen desde categorías inferiores tienen que sentirse ilusionadas y motivadas por formar parte del equipo senior de su club. Así que nuestro papel como tal es intentar hacerlo lo mejor posible.”

Sobre las semanas que lleva dirigiendo al equipo, Andrés comenta que “todos sabemos que la gestión de un vestuario no es tarea fácil, cada persona es distinta al resto y tiene una forma de ser, una manera de pensar, una historia detrás, etc. He de decir que estoy contento con el grupo, sabemos que aún hay tiempo por delante y que todavía se puede sumar alguna jugadora más pero, al final, lo importante es que todas rememos en la misma dirección, tanto las que ya están, como las que vayan llegando nuevas, así como las canteranas que vayan entrando en la dinámica del primer equipo”.

El próximo 8 de noviembre comienza la competición, Andrés explica que este año será complicado porque “tenemos que tener presente que finalmente se ha optado por dividir la competición en dos subgrupos por cercanía, lo que provoca que el número de equipos a los que nos enfrentemos en la competición regular sea menor y, por tanto, el cómputo global de puntos en juego también lo será. Con esto quiero decir que va a ser la temporada en la que los errores pesen mucho más, cualquier despiste o fallo puede provocar que un equipo u otro acabe una o dos posiciones por encima o por abajo”.

En cuanto al fútbol femenino, Andrés argumenta que Es distinto al masculino, no estoy diciendo que sea ni mejor ni peor, simplemente es distinto y tenemos que ser conscientes de ello. Hay que tener en cuenta que, por desgracia, la cantidad de mujeres que juega al fútbol es mucho menor que la cantidad de hombres que lo practican. Aunque poco a poco se va nivelando la balanza, ojalá llegue el día en el que haya tantas jugadoras como jugadores. Para ello, es fundamental que las personas que conformamos el fútbol femenino pongamos todo nuestro empeño y trabajo para llamar la atención del máximo número de aficionadas y aficionados posibles. En especial, la de las más pequeñas, para que poco a poco vayan siendo más las mujeres que practican este maravilloso deporte. Tenemos una gran oportunidad para ayudar en el cambio y nivelar la balanza y, no podemos desaprovecharla“.

Por último, Andrés quiere dejar claro que “mi intención es que el equipo desarrolle un fútbol atractivo, dinámico y fluido. Y como he dicho al principio, para mí es fundamental la actitud, así que debemos mostrarla en todos y en cada uno de los partidos, sino lo hacemos, para mí será como si hubiéramos perdido el partido, aunque hayamos ganado. Podríamos decir que la actitud junto al esfuerzo son mi dogma”.