Optimismo contenido de cara a la recta final de temporada

Finalizó la jornada 24 y el Racing Club Portuense, pese a no jugar, sumó tres puntos vitales, ya que su rival, el Sanix Chiclana, se retiró de la competición semanas atrás, una suma que, unida a los resultados del resto de encuentros, han aupado al club racinguista hasta la cuarta posición y a solo un punto del liderato, aunque con un partido más. En los tres primeros puestos de cabeza, los que dan el ascenso directo, se ha producido un triple empate a 45 puntos, mientras que los rojiblancos suman 44 y el quinto y sexto suman 43 puntos, por lo que hay una diferencia de solo dos puntos entre la primera plaza y la sexta.

La próxima jornada será decisiva para las esperanzas de los chicos de Javi Otero, que recibirán en casa al Alma de África, farolillo rojo de la tabla y que solo acumula 8 puntos, por lo que la victoria es más que imprescindible. Aún así los ojos no estarán solo puestos en lo que ocurra en El Juncal, pues prácticamente de forma simultánea se estará produciendo un duelo en las alturas entre el primero (CD Rivera) y el tercero (Xerez DFC B) y también entre el quinto (Amigos Cruz Roja) y el sexto (Federico Mayo).

A estos resultados, que podrían ser muy beneficiosos para los intereses racinguistas, una victoria rojiblanca y un empate en ambos encuentros podría lanzar al Racing hasta la primera posición de ascenso directo. Por tanto, la emoción está asegurada hasta la última jornada, pues aunque no haya partido de los nuestros, se vivirá con la misma o más intensidad que como si lo hubiera. La esperanza es lo último que se pierde.

El Racing, líder de la segunda vuelta

Si solo nos fijáramos en los números de la segunda vuelta, que comenzó con derrota en casa del Algaida y que propició el cambio de cuerpo técnico, liderado desde entonces por Javier Otero y Jose Alberto Moreno, el Racing Club Portuense sería el primero de la clasificación, pues de los 11 partidos disputados, ha conseguido 8 victorias, logrando 24 puntos de 30 posibles, cosechando solo dos derrotas desde la llegada de Otero al banquillo.

Unos números que hacen contrapeso con los resultados de la primera vuelta, en la que los rojiblancos finalizaron quintos, sumando solo 20 puntos de 36, lo que ha propiciado que a estas alturas de competición, y con un partido más, la incertidumbre sea máxima hasta el minuto final de la última jornada.