ENTREVISTA | “Cada equipo tiene sus valores, los cuales te ayudan a crecer en tu carrera como futbolista”

 

El jugador del Racing Club Portuense Carlos Borja Navarro Sancho, de 30 años (07/03/1990 Valencia), se inició en el futbol desde los siete años jugando nueve años en la cantera del Valencia CF donde llegó a debutar en su primer año de juvenil en la máxima categoría de la División de Honor. Seguidamente pasó a equipos filiales en la misma categoría jugando sus tres años de juvenil en la élite.

Carlos manifestó que no tuvo descanso alguno en lo que ha sido su trayectoria deportiva puesto que siguió probando suerte en diferentes equipos valencianos que militaban en categorías preferentes como Torrente CF, UD Quart Poblet, hasta que llego el día de debutar en la Tercera División Nacional la tuvo con el Burjassot CF y el Ribarroja CF.

El valenciano aterriza en tierras gaditanas por una oferta de trabajo muy importante, conociendo lo que es vivir en Andalucía ya que antes de venir a esta zona ya había estado trabajando en Granada.

Carlos llegó al Racing Club Portuense por medios de unos contactos, quienes le propusieron pertenecer al primer equipo, oferta a la que no dudó en aceptar, comentando que la dinámica de juego es totalmente diferente, realmente está acostumbrado a otro tipo de juego, haciendo referencia al futbol de su ciudad natal.

Entre las cualidades que definen al mediapunta, se considera “un jugador técnico con mucha visión de juego, fuerte, con buen golpeo de balón en el disparo corto y en el juego a balón parado”. Es un profesional en la táctica, con mucha habilidad y precisión al momento de hacer una jugada, jugador polivalente que se puede adaptar a cualquier posición ofensiva de forma rápida como mediapunta, banda izquierda.

Confesó que “en alguna ocasión cuando el equipo lo ha necesitado, he jugado de lateral y extremo izquierdo, pero donde más cómodo me siento es como de mediapunta por la libertad que tiene esta posición en el juego”.

El valenciano de 30 años comentó acerca de su experiencia en el vestuario de la entidad portuense que “es totalmente diferente a lo vivido durante mi trayectoria futbolística, es un vestuario donde hay veteranos, pero también gente joven, un equipo que tiene mucho compromiso desde sus capitanes hasta el cuerpo técnico”. Señaló que se nota la dualidad de gente joven y madura, “ese mix te sienta de manera positiva porque te ayuda a que todos rememos en la misma dirección”.

Adaptarse al grupo de compañero para el futbolista fue muy fácil, “Son gente nueva, muy viva, alegre y sobre todo implicada con el equipo, lo fundamental es la utopía y eso es lo que tiene la plantilla mucha ilusión de devolver al Racing a donde nunca debió de salir».

En sus primeras declaraciones dijo sentirse afortunado de pertenecer al Racing Club Portuense, de poder estar con buenos futbolistas y cuerpo técnico que le han hecho sentir como en casa, reconoció el compromiso y dedicación de todos sus compañeros que esperan afrontar esta temporada con mucha ilusión, con ganas de seguir creciendo y aún con muchas más ganas de ver el equipo arriba donde se merece estar una categoría más alta.

Carlos Borja cuenta que a lo largo de su trayectoria profesional su paso por diferentes equipos, le ha dejado algo positivo “cada equipo tiene sus valores, los cuales te ayudan a crecer en tu carrera como futbolista”, puntualizó el valenciano.

Entre las metas y objetivos que se plantea a nivel personal está “el conocer gente apasionada al futbol, resalto que he venido a disfrutar y a lograr grandes cosas, a nivel futbolístico espero seguir creciendo, creo que nunca se deja de crecer, ni de aprender, siempre hay muchas cosas que pulir y corregir y la ventaja de estar con gente madura es que puedes aprender del compañero”.

Por último, envió un mensaje a la afición y a la directiva del club “veo un equipo comprometido, talentoso al que aseguro que este va a ser un buen año, vamos a marcar la diferencia tanto a nivel técnico como físico, cada día son más los abonados, necesitamos a la afición, necesitamos sentirnos arropados es una temporada atípica por la situación que se vive, pero cada día el camino es seguir”.